La permacultura no es un invento tan nuevo como parece. Los paisajes tradicionales españoles y concretamente este del Palmeral pueden dar muchas lecciones de cómo aprovechar el agua en zonas casi desérticas y crear oasis y vergeles productivos. En los huertos de Elche utilizaban varios niveles de vegetación diferentes que se apoyaban unos a otros consiguiendo regadíos fértiles en lugares extremadamente áridos (menos de 300mm/año). La base era la palmera datilera Phoenix dactylifera L. que estructuraba las lindes y fincas agrícolas, formando una extensa red interconectada.

Palmeral de Elche

Palmeral de Elche

Regadíos supereficientes: regaban por gravedad mediante un extenso sistema de acequias y con estas pluviometrías no había más remedio que repartirse el agua (no había Trasvase):

En los huertos se practica una agricultura primorosa, de jardín, conocida como “horticultura”. En los huertos se cultivan valiosas hortalizas y árboles frutales, y esta es la razón por la cual habitualmente aparecen cerrados por muros y toda clase de barreras físicas.

El área de Huertos del sistema de regadío de Elche se conoce popularmente como “El Palmeral” por sus abundantes palmeras. En el área de Huertos, las palmeras datileras cumplen funciones agronómicas y económicas. El flanqueo perimetral de todos los huertos por palmeras datileras alineadas (doblemente alineadas cuando el límite coincidía con un canal) favoreció la agricultura intensiva en Elche. Las palmeras datileras toleran bien las aguas salobres (como las del Vinalopó) y producen una amplia variedad de bienes: dátiles (su fruto) madera (su tronco) y fibra (extraída de sus hojas).

El alineamiento artificial de las palmeras datileras genera, además, un valiosísimo microclima. Su efecto pantalla preserva las hortalizas y los frutales del huerto de una excesiva exposición al sol, y disminuye la evaporación de la escasa y preciosa agua.

El parcelario del Palmeral sorprende por su regularidad en tamaño y diseño. La ortogonalidad y similaridad en superficie de los huertos propiciaba una distribución del agua más eficiente. Partiendo de un estudio comparativo de 36 áreas de regadío ubicadas en la árida meseta iraní, Michael E. Bonine pudo concluir que “desde el momento en que… el agua es empleada en fracciones de tiempo, el cálculo de cuánto tiempo cuesta regar cada parcela resulta crucial. Cuanto más regulares (rectangulares) y similares en tamaño, más fácil resulta calcular el tiempo necesario requerido para el riego de los campos”.

Pero aún queda por explicar el porqué la mayoría de los huertos de Elche se encuentran agrupados en una única gran área (la de Huertos, con mayúscula). Es una cuestión importante, puesto que está en relación con la propia idea del Palmeral, un espacio popularmente percibido como un continuo, como “un mar de palmeras”.

Resulta bastante claro que la agrupación de huertos fue una opción deliberada tomada durante el diseño original del sistema hidráulico. Agrupar los huertos en una única área simplificaba la distribución desigual de caudales entre áreas de regadío intensivo y no intensivo, las tierras de huertos y de dula. De hecho, como veremos, las aguas de Huertos y Dula circulan por canales distintos.

Otra nota distintiva de la gestión del sistema hidráulico del Palmeral parece haber promovido también la concentración de los huertos: cada día, las horas de agua correspondientes a los huertos eran vendidas en pública subasta.

Para entender el porqué de esta práctica, se ha de tener en cuenta que la horticultura implica el cultivo de una gran variedad de especies, cada una con su propio ritmo de crecimiento y con requerimientos de agua específicos. En los sistemas de regadío favorecidos por la abundacia relativa agua, la práctica de la horticultura no tenía mayor dificultad que la de dar agua al huerto tantas veces como cada especie lo requeriese.

En Elche, como en los demás sistemas situados en regiones áridas, pensar en una apertura discreccional de las compuertas era un espejismo, y ningún tandeo ni ninguna distribución geográfica podía resolver el problema de llevar el agua simultáneamente a diferentes puntos del sistema en momentos críticos. La solución pasó por hacer del agua un bien negociable.

Característicamente, en los sistemas de regadío bien alimentados el derecho de acceso al agua estaba vinculado a la tierra, mientras que en los sistemas de escasez el acceso al agua podía negociarse en última instancia.

Recapitulando, el hecho de que los huertos aparezcan concentrados contribuía a un mejor funcionamiento del sistema porque (1) permitía establecer áreas de riego diferenciado servidas por canales específicos, haciendo viable el régimen que primaba los huertos frente a las dulas, y (2) permitía una redistribución eficiente del Agua de Huertos entre los huertos más necesitados.

Por tanto, resulta evidente que el Palmeral constituye una sección funcional de un sistema hidráulico diseñada originalmente para la práctica de la agricultura intensiva en condiciones de extrema aridez.

http://www.google.es/url?sa=t&rct=j&q=&esrc=s&source=web&cd=8&sqi=2&ved=0CGQQFjAH&url=http%3A%2F%2Fwww.cult.gva.es%2Fpalmeral%2Fes.html&ei=jPNvUpCYAdO2hAfho4Fo&usg=AFQjCNGs2IjDn_EV-dzTIZF3E0Vs5FVTmg&sig2=YUXJk3mvunCz0V3ewEdQUw&cad=rja

Vivero actual con nebulizadores

Vivero actual con nebulizadores

Parece que el ayuntamiento de Elche está recuperando zonas de huerto en el Palmeral Disperso, con el funcionamiento de riego por acequias tradicional. Este finde voy a verlo.

Tweet about this on Twitter0Share on Facebook0Share on Google+0Share on LinkedIn0Email this to someonePrint this page