Me ha llamado la atención estos meses de heladas fuertes una planta feílla que, no sólo resiste como una leona, sino que florece y aparece por bastantes sitios del huerto:

Foto1764

Mercuriales

El resultado de la identificación es que se trata de mercuriales: Mercurialis annua L.

Foto1765

Más mercuriales

Foto1763

Mercuriales con rábanos asilvestrados

Me he ido al Dioscórides y otras guías de plantas medicinales. Parece que no vale mucho como purgante y tampoco como alimento, ni en verde ni cocido. En todas sus partes contiene una sustancia cromógena, la hermidina, de la que se origina un pigmento azul al secarse.

Florece en esta época invernal y casi todo el año, según el Dioscórides y según lo que yo veo, aunque otras guías dicen que en verano. Como tiene pies masculinos y femeninos se utilizaba antiguamente como bebida para embarazadas que querían elegir el sexo del futuro nacido.

Vamos que no vale para nada. Ni siquiera la visitan los polinizadores. Sin embargo no la voy a cortar de momento. Ocupa un espacio que, de otro modo estaría vacío. Sus raíces están trabajando y puede ser un futuro acolchado que ya no tendré que sembrar. Además, si sale ahí será por algo, vamos ¡digo yo! Total, la dejo.

Estoy haciendo pocas cosas en la huerta: la segunda tanda de semillitas empildoradas se ha retrasado por las lluvias y el frío. He sembrado guisantes como abono y acolchado. También estoy removiendo y aireando un poco los bancales con la laya pequeña porque no merece la pena utilizar con la grande , ya que el suelo no parece compactado.

Foto1760

Aireando con la laya pequeña

Foto1769

Ya salen los ajos

Las lechugas de invierno pastraneras “morondillas” resisten las heladas:

Foto1756

Morondillas en enero

Ah! La gata está cada vez más gordita y se ha quedado a vivir en el invernadero de abajo.

Tweet about this on Twitter0Share on Facebook0Share on Google+0Share on LinkedIn0Email this to someonePrint this page