Queremos establecer las bases para que esta parcela evolucione, diversificando y aumentando su productividad, en forma de vergel o bosque comestible. El reto es importante porque la fertilidad del suelo, ahora mismo,  es mínima.

1.2

Vista de la zona de alberca y pozo desde la entrada. La vaca de la fertilidad natural de este suelo está en los huesos: pleno invierno de lluvias y esta es la vegetación que nos da.

 

Nuestro suelo es la vaca que nos ha de alimentar, así que toda acción irá encaminada a engordarla, para que sea capaz de cuidarse sola. Para ello:

  • 1. Entretener el agua, cuidarla para un máximo ahorro de energía y un máximo de permanencia en el suelo: modelado del terreno.

Tenemos un antiguo pozo con el nivel freático bastante superficial y una alberca. La intención es llenar la alberca y llevar el agua a la vivienda con la energía procedente de paneles solares. Hay que maximizar el uso del agua por gravedad para el riego.

Plano de curvas de nivel

Plano de curvas de nivel

La finca puede dividirse en dos partes según el trazado de la curva de nivel que hemos llamado cero. El área que queda por encima tendrá que regarse utilizando la motobomba, así como el agua para la vivienda. Hay prevista la construcción de un depósito. Por debajo de esta línea modelaremos el terreno para que el agua descienda lentamente por gravedad desde la alberca, pasando por una balsa intermedia que ayudará a retener humedad en el ambiente, creando zonas diferentes. La vegetación irá diversificándose mucho, desde zonas de secano en las partes más elevadas e inaccesibles sin energía para el agua, o más lejanas, hasta islas de mayor humedad en el suelo y que se situarán en el entorno de la charca y la alberca.

1.3

  • 2. Evitar la evapotranspiración excesiva:

Dentro de este capítulo entran todos los tipos de sombreo, naturales o artificiales, provisionales o más definitivos, que podamos crear. También son básicos los acolchados, que aumentan la fertilidad aportando la materia orgánica necesaria, y las barreras cortaviento iniciales. Buscamos crear un microclima en el que se nos escape el agua del suelo y del aire lo menos posible y muy despacio.

Ahora el viento azota por todas partes y no hay ninguna protección. Los vientos dominantes proceden del oeste.

2.3

Domo en construcción

3.3

Vista de la morera y la alberca desde el fondo de la finca

4.2

Desnivel hacia la parte baja desde lo alto del montículo

 

  • 3.  Atemperar las condiciones extremas de temperatura y humedad a las que está sometido el suelo, aportando materia orgánica en superficie y sin remover, excepto para el modelado previo.
  • 4.  El huerto para autoconsumo estará integrado en el bosque comestible de forma abierta, sin formas preestablecidas, e irá evolucionando con éste. El único condicionante para plantas más necesitadas de agua en el suelo será la cercanía a bocas de riego que prepararemos en paralelo con el riego por gravedad.
  • 5.  El propio modelado del terreno en isletas niveladas ayudará a evitar el pisoteo en esas zonas de vegetación, dejando espacio para las circulaciones naturales que irán apareciendo.
  • 6.  Conectar visualmente y mediante plantaciones, e incluso caminos, nuestro terreno con isletas de vegetación próximas (cuando sea posible) para que respire desde un punto de vista biológico, pero también estético.

     En algunas isletas próximas de vegetación crecen especies como Robinia (creo), almendros, ailantos...

    En algunas isletas próximas de vegetación crecen especies como Robinia (creo), almendros, ailantos…

Este es el planteamiento, luego Dios dirá. Gracias amigas Laura y Esther por echar a rodar algo chulo y abierto.

 

 

Tweet about this on Twitter0Share on Facebook0Share on Google+0Share on LinkedIn0Email this to someonePrint this page