Ya os he contado hasta ser muy pesada que el modelado previo del terreno me parece imprescindible en nuestros climas mediterráneos de veranos secos. Es la forma de aprovechar completamente el agua de lluvia y recogerla en zonas que luego podremos o no regar. http://www.permacultivo.es/2014/03/22/el-agua-en-cultivo-permanente-arido-o-semi-arido-tocho/

Me apetece explicarme algo mejor con este ejemplo práctico del que ya tenéis antecedentes. A ver si lo consigo. http://www.permacultivo.es/2014/02/17/bosque-comestible-en-ciudad-real/

En este esquemilla está marcado el punto de vista desde el que se han tomado las tres fotos siguientes. Toda la zona situada por debajo de la cota cero, de salida de agua de la alberca,  se va a poder regar por gravedad.

Punto de vista de las fotos

Punto de vista de las fotos

 

4.1

Foto 1

4.2

Foto 2

4.3

Foto 3

Mis amigas han construido  un precioso sistema de acequias, pero yo no pierdo la ocasión de aplicar en este ejemplo lo que os contaba en la entrada del agua. pájaros en la cabeza: Primer bosquete de frutales

La propuesta está representada en estos dos esquemas:

Scan0003

Aquí aparecen la charca, no muy profunda, con sus zonas de superficie húmeda adyacentes y las dos tuberías de distribución con sus arquetas.

Scan0001-004

Las acequias que derivan de las arquetas se apoyan en las curvas de nivel

Hay que construir una charca encajada bajo el montículo y junto al camino: podrá alimentarse desde la toma de tubería de PVC que sale de la alberca o también desde una distribución en paralelo con tubería de polietileno (directamente desde el pozo). La  charca tiene el borde superior a cota cero y un rebosadero que alimenta a la primera acequia (la más alta), también a cota cero.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Este es el montículo con la alberca desde la que saldrá el agua por gravedad. Desde aquí se vería directamente la charca.

Itinerario de las dos tuberías principales: van juntas y son las que aparecen claramente en el primer esquema; una para alimentar las acequias y otra para las bocas de riego. En cada arqueta repartidora podremos derivar el agua a la acequia de esa cota y también conectar una manguera o goteo en la otra tubería de PE.

Las acequias irán siguiendo aproximadamente las curvas de nivel con la suficiente caída para que circule el agua. El terreno se modela en microcuencas de captación de agua, similares a las que se hacen en las repoblaciones forestales, que serán los alcorques colectivos de sociedades vegetales en evolución. No tienen que ser muy pronunciadas y se pueden hacer a mano después de pasar el tractor o motocultor. En ellas se recoge el agua de lluvia que cae todo el año y se dirige al mismo terreno que el agua de riego.

Las acequias pueden ir impermeabilizadas hasta puntos determinados en los que se permitirá rebosar el agua hacia las microcuencas. En los tramos finales estas acequias pueden ser simplemente de tierra,  y plantar en galería longitudinal.

Se podrá regar cada acequia independientemente de las otras y plantar especies más necesitadas de humedad en las zonas más cercanas a las arquetas de distribución.

En huecos favorables reservamos espacio para bancales de las hortalizas más delicadas, que se riegan con manguera desde las arquetas cercanas. Las microcuencas también recogen el riego con manguera.

La zona más lejana en la esquina norte se puede regar con goteros si se desea.

Me gusta este diseño en microcuencas porque es muy flexible con las plantaciones y permite el desarrollo amplio y desahogado de espontáneas.

Tweet about this on Twitter0Share on Facebook0Share on Google+0Share on LinkedIn0Email this to someonePrint this page