Dice J. Esteban (Director del Banco de germoplasma de Andalucía) en este magnífico artículo que recomiendo Cultivos infrautilizados en España:

“Necesitamos reforzar el paradigma de la diversidad en todos sus componentes: biodiversidad, agrodiversidad, diversidad cultural y alimentaria…, nos enfrentamos a los riesgos de la pobreza alimentaria, del  fast food, de la uniformidad, de la pérdida de identidad de los pueblos, de la dependencia externa y de algo todavía más evidente y reciente: nos arriesgamos al derrumbe total de la agricultura como forma de vida generadora de alimentos, empleo y riqueza, y  con su pérdida, también a la de una parte muy significativa de nuestros paisajes, economía, patrimonio natural  e identidad cultural.”

En esta entrada profundizo algo en el caso de Pastrana, pueblo de la Alcarria Baja con un clima continental seco (500 mm de lluvia, veranos secos y calurosos e inviernos fríos) pero con amplias vegas de regadío que le han permitido siempre ser excedentario en hortalizas y frutas. Os pongo algunas fotos de plantas antes cultivadas, ahora asilvestradas o, simplemente silvestres.

El panorama general en Pastrana en el s.XVI (1) era de cultivos de secano de cereales de invierno, extensas viñas (hoy desaparecidas) y olivares, así como abundancia de huertas y frutales en regadío. Una floreciente industria textil propiciada por Ruy Gómez, marido de la Princesa de Eboli, se asociaba con un comercio de materias primas y productos manufacturados. Por ello, muchas tierras de regadío se destinaban al cultivo del cáñamo (para fibra y para cañamones); también se producía lino, lana y se recolectaba esparto en el monte.

(1)Según los libros del concejo y protocolos notariales de la época, consultados por A. García López en “Señores, seda y marginados” Ed. Bornova.

Abundaban los sembrados de moreras (para obtener capullos de seda) y de otras plantas tintoreras. Hoy, esta es una de las dos moreras que conozco en el pueblo (Morus alba y Morus nigra):

El zumaque (para tintes y curtidos) se cultivaba en todo al comarca de La Alcarria y en Pastrana, en concreto, está documentado y se sigue cultivando como oleaginosa, el alazor :

 

 

El índigo y el palo de campeche se importaban, pero otras plantas tintóreas bien pudieron cultivarse aunque no quede escrito, ya que se ven fácilmente silvestres o asilvestradas: la gualda (Reseda luteola), la rubia (Rubia tinctorum), y la hierba pastel (Isatis tinctoria).

La gualda puede ser Reseda lutea o R. luteola y es esta última la que se encuentra silvestre en zonas secas y algo removidas, bordes de caminos, campos incultos.

La Rubia tinctorum no es una planta abundante y aquí se cría espontánea en los bordes de huertos y suelos más húmedos y profundos que la gualda y la hierba pastel:

La hierba pastel es ruderal y arvense y se extiende por toda la península:

Tabla tintóreas

 

Durante las últimas décadas este pueblo acoge una agricultura de cereal de invierno y girasol (subvencionados), algo de regadío intensivo por aspersión cerca del Tajo, olivares poco rentables o abandonados, frutales residuales, acequias en muy mal estado destruidas por tractores, vegas de regadío dedicadas a secano subvencionado y huertas tradicionales, muchas abandonadas, de autoconsumo con alguna excepción. La ganadería ovina es muy marginal y hay alguna nave cerrada para cría intensiva de pollos.

Es urgente la necesidad de reconversión de la agricultura española para responder a los cambios que está sufriendo el sector. Son necesarios nuevos cultivos, nuevas formas de cultivo y nuevas formas de distribución, comercialización y consumo para adaptarnos al cambio global (económico, sociológico, ecológico, climático, etc).

Tweet about this on Twitter0Share on Facebook0Share on Google+0Share on LinkedIn0Email this to someonePrint this page