Sigue adelante el bosque comestible batanero. El agua que cae sobre el terreno será retenida y entretenida por las sucesivas zanjas de infiltración: Zanjas de infiltración . Pero además, la que cae en esta pista de deportes  de 1400 m2 situada pendiente arriba del huerto, se perdía ladera abajo formando una pequeña depresión que acaba en una zona de derrumbe del terreno con eucaliptos. El equipo de albañilería ha empalmado la zona de rebose de la rejilla con el principio de un tubo enterrado que llega hasta la zona superior del huerto, tras atravesar un caminillo. En este primer momento han intercalado un filtro, pero se piensa en una arqueta decantadora como mejor solución para las arenas que traiga el agua.

El final del tubo enterrado con poca inclinación, aflora en una zona situada aguas arriba de todas las zanjas de infiltración y, por tanto, de todas las plantaciones. Esta es un área ideal para un estanque que sirva de reservorio y de regulador de las aguas procedentes de la pista. Se ha optado por un estanque sin acabado definitivo, hecho con apisonado del terreno y arena fina. Para impermeabilizar han extendido un plástico doble de los utilizados en agricultura. Esto permitirá observar el comportamiento de estas aguas tan irregulares y valorar, en su caso, una posible ampliación.

 

Se han valorado distintas posibilidades para el acabado del estanque, incluso impermeabilizarlo totalmente con cemento. Esta solución realizada es buena, mientras vayamos observando las cantidades de agua que aporta el tubo. El problema es que, así impermeabilizado, el agua no se infiltra pendiente abajo ni hay suelo sumergido.

Una vez que se decida si esta es la dimensión que queremos definitiva, podremos convertir el talud bajo en receptor de agua simplemente agujereando el plástico a ese nivel (sin retirar el plástico). De ese modo crecerán ahí plantas más acordes con la zona húmeda, muy pronto y de forma espontánea. Se puede crear una zona húmeda muy natural con un plástico que tenga pérdidas.  También se pueden hacer islas sumergidas con compost mezclado con tierra dentro de sacos de rafia y con plantas enraizadas. En fin, ya irá naturalizándose nuestro pequeño estanque, seguro.

 

 

Tweet about this on Twitter0Share on Facebook0Share on Google+0Share on LinkedIn0Email this to someonePrint this page