Hace dos años construí una simple charca con la intención de extender su benéfica influencia en la zona colindante. En las fotos de esta entradita aparece un poco pelona de vegetación:

http://permacultivo.es/2014/03/14/matando-lombrices-y-aparece-un-lampyris-noctiluca/

El efecto ha sido realmente sorprendente: multitud de animales  (topos, serpientes, sapos, insectos, pájaros) eligen sus inmediaciones para establecerse y la vegetación que crece a simple vista es mucho mayor.

Está construída en una zona que se encharcaba a la salida de un estanquillo. Pensé: como se encharca y es un carajal y un criadero de babosas, voy a darle más agua y aprovecho para ver si surgen controladores naturales como sapos, serpientes, escarabajos, luciérnagas…

sapo

Ese primer año este sapo ya se encontraba a gusto, aunque era tímido (asomando desde debajo de la teja). Ahora el sapo está gordo y parece un conejo. Lo vemos mucho en el invernadero y es bastante descarado.

En general, las babosas y caracoles han disminuído claramente sus poblaciones, aunque sigue siendo arriesgado plantar lechugas cerca: con una babosa sola no queda ni una.

Esta es la vegetación el segundo verano: gramíneas y berros:

charca3

Y esta es la vegetación de este tercer verano. Me comenta mi amigo José Mª Peiró que es experto en botánica que esta menta, por la foto, puede ser la M. suaveolens (mentastro). El olor es magnífico:

 

Lythrum salicaria L. y Mentha pulegium L. (poleo)

Lythrum salicaria L. (salicaria) y Mentha sp.

Lythrum salicaria L. y Mentha pulegium L. (poleo)

Lythrum salicaria L. (salicaria) y Mentha sp .

Lythrum salicaria L.

Lythrum salicaria L. y junco (Juncus sp.)

Juncus sp y Mentha pulegium L. (poleo)

Juncus sp y Mentha sp.. Berros sigue habiendo, pero es difícil llegar a ellos.

Las propiedades medicinales  y gastronómicas de la menta ya son sobradamente conocidas, pero resulta que la salicaria también las tiene:

Según el Dioscórides, “la salicaria es planta astringente con mucha y comprobada eficacia en el tratamiento de la disentería, así como para combatir la diarrea en los niños de teta”. “También para restañar la sangre en las narices y heridas”.

Esta evolución tan chula me ha llevado a un recorrido aguas arriba de la acequia de riego que nutre de agua mi charca. Busco la presencia de estas dos plantas y todo lo demás que me pueda interesar. Esto os lo cuento en la siguiente entrada La charca y la acequia 2.

P1040495

Ese golpe de vegetación abajo a la derecha es la charca desde arriba, justo antes del invernadero.

P1040498

Parte del huerto desde la acequia

Acequia limpia después de pasar por la charca

Acequia limpia después de pasar por la charca

P1040494

Allá sigue la acequia hasta el siguiente huerto

Tweet about this on Twitter0Share on Facebook0Share on Google+0Share on LinkedIn0Email this to someonePrint this page