Hace un mes me encontré una sorpresa en el almendro de secano que tengo plantado hace dos temporadas; en la base del tronco las hormigas se acumulaban contenidas, aparentemente, por un trozo abandonado de cable de la luz. Podéis ver los detalles en http://permacultivo.es/2016/07/19/freno-para-hormigas-en-arboles/

Durante este mes las hormigas han seguido más o menos en la misma posición, aunque algunas iban superando el cable hacia arriba, pero sin acumularse en ningún sitio.

Yo ya estaba un poco mosca porque los brotes estaban totalmente sanos: ¿dónde iban las hormigas? Inspecccionando encontré en el tronco  las exudaciones de savia seca propias de las gomosis de frutales. Estas exudaciones pueden producirse por heridas de poda mal curadas, trastornos fisiológicos o por ataques del hongo Monilia, típico de los frutales de hueso y pepita, que provoca también marchitez floral. Creo que son antes los trastornos fisiológicos y las heridas que los ataques de los hongos: en general las enfermedades afectan a plantas mal ubicadas, maltratadas y, por ello, poco sanas. El árbol no ha sido podado luego tenía que ser un trastorno fisiológico derivado de alguna mala práctica o algún error.

El árbol está plantado en un Círculo de bananas mediterráneo  y, claro, no se riega. La cuestión es que, por error, alguien había estado echando desde el principio del verano el agua sobrante del funcionamiento de una pequeña bomba con la que llenamos un depósito, en el hoyo del desgraciado almendro. El pobre había empezado a ahogarse y lloraba por sus puntos de gomosis. Lo del hongo estoy segura de que fue posterior, si es que lo hay. No me he molestado en diagnosticar e identificar el hongo para poder tratarlo con fungicidas de contacto y demás artillería habitual.

Llevamos quince días sin añadir agua y las hormigas han desaparecido, así como la mayor parte de las exudaciones, que ya apenas se aprecian.

Los hongos, plagas y enfermedades cumplen su función de limpieza y, suelo decir que empiezan a digerir a los moribundos mal adaptados antes de que se mueran. La naturaleza puede parecer cruel, pero es eficaz.

Tweet about this on Twitter0Share on Facebook0Share on Google+0Share on LinkedIn0Email this to someonePrint this page