Una persona observadora y conocedora de su entorno que quiera regenerar un terreno,  incluso sin saber Botánica, puede detectar las comunidades vegetales que crecen  en zonas cercanas, valorar si las condiciones para esas comunidades son más o menos favorables y buscar las posibilidades de trasladar esos factores al propio terreno (con semillas y plantones locales). Esto nos llevaría al establecimiento de un esqueleto o estructura base que favorezca la progresiva mejora del microclima para ir introduciendo especies comestibles más delicadas.

Un conocimiento más profesional, a nivel de especies y comunidades vegetales ibéricas, sus áreas de distribución y la evolución de éstas según los cambios medioambientales (cambio climático, acción antrópica) nos permite movernos con mayor seguridad.

 Guía interactiva de plantas http://www2.montes.upm.es/Dptos/dsrn/Aplicaciones/gib/index.php

Flora Ibérica

Anthos

http://Arbolapp

Es evidente en este sentido el interés de la vegetación de ribera. En la España mediterránea las vegas fluviales están muy cultivadas desde antiguo y han sufrido (caso del Tajo) el establecimiento de poblaciones, extracción de áridos, molinos, presas, azudes, agricultura intensiva, centrales nuleares, trasvases abusivos; pero aún quedan enclaves en los que se refugia un bosque potencial de ribera que cubriría estos suelos de influencia fluvial con nivel freático alto.

En esta zona de la Alcarria Baja, entre los cursos de los ríos Tajo y Tajuña las llanuras aluviales están encajadas en páramos calizos y pueden ser bastante anchas (uno o dos km) o muy estrechas y de escarpada pendiente. Las riberas se pueblan (cuando las dejamos) de sotos complejos dominados de Populus alba, saucedas-choperas de Salix alba-Populus nigra y, en las zonas de inundación esporádica, tarayales de Tamarix gallica y T. africana y saucedas de orla (Salix purpúrea). (Los paisajes del Tajo. Pedro Molina, concepción Sanz y Rafael Mata. Ministerio de Medio Ambiente).

Ya llego al chopo que es el título de la entrada. Ha sido muy cultivado desde la antiguedad y existen multitud de variedades, híbridos y cultívares, por lo que es un poco complicado conocerlos. En general, la gente llama por aquí chopo al Populus x canadiensis chopo del Canadá. (de porte columnar) hibridación procedente del P. nigra y muy extendido por la mano del hombre. El chopo lombardo, (columnar) es una variedad de cultivo procedente del P. nigra, también es abundante. Estos árboles de porte columnar y origen probablemente cultivado, configuran nuestros paisajes fluviales castellanos  pero escasean los ejemplares de Populus alba y Populus nigra de porte natural abierto.

Tanto el Populus nigra  como el Populus alba, de porte abierto, y sus parientes de porte columnar, tienen un importante papel en esos bosques potenciales de ribera que escasamente resisten en algunos enclaves como el valle cercano del Tajuña. Como véis no menciono la presencia de Populus trémula porque, en teoría, no llega a estas latitudes:

Según Anthos  la distribución del P. trémula en la península comprende la mitad norte (límite en Sª de Cuenca y Sistema Central). Raro en el NO y ausente en Portugal, aunque haya observaciones sueltas más meridionales como una realizada en Uclés (Cuenca) en 1942. Yo lo he visto en laderas más al Norte, pantano de Entrepeñas.

Distribución P. trémula

Distribución P. trémula.

He observado la presencia en una fuente cercana al pueblo de Pastrana de chopos con un porte abierto pero alto y recto, que no me encajan en la descripción de P. nigra ni P. alba. Creo que son ejemplares aguerridos de Populus trémula, teniendo en cuenta su hoja que me parece inconfundible, forma redondeada con dientecillos romos y peciolo plano y vertical, glabra.

Os he llevado en este pequeño “tour” hablando de vegetaciones de ribera y aclarando un poco los tipos de chopos que nos podemos encontrar, pero termino preguntándome qué maldición nos ha caído a España y los españoles para que sigamos sufriendo este odio e incomprensión hacia todo lo verde y hacia los árboles en particular. Es un odio que se percibe en todas partes y muy fácilmente. Cualquiera de nosotros hemos visto sus efectos en esos pueblos sin árboles, esas alamedas desmochadas y podadas cruelmente y ese menosprecio por las plantas que viven en nuestro territorio en trance de desertización. ¿Se han aplicado herbicidas en los márgenes de este cauce fluvial? ¿Es posible que se planteen el mantenimiento de este espacio a base de ellos?

Sea Populus trémula, rareza botánica en estas latitudes, o no, respetemos la escasa vegetación de los márgenes de ríos y arroyos. Respetemos a los invertebrados, reptiles y anfibios que seguro que viven aquí. Respetemos a los regantes que tienen sus huertas aguas abajo y cuyos intereses la CHT y el ayuntamiento  representan. Respetemos a los habitantes de los pueblos poseedores de la riqueza de estos entornos naturales.

Tweet about this on Twitter0Share on Facebook0Share on Google+0Share on LinkedIn0Email this to someonePrint this page