El cultivo convencional de calabacín se realiza  normalmente en invernadero, con sistemas enarenados o cultivo hidropónico: Almería, Murcia, Canarias, Sevilla, Cádiz, Castilla la Mancha… Según leo en los foros horticultores, las superficies han ido más bien en aumento (con las oscilaciones derivadas de los precios ) aunque las producciones se han estancado o, incluso, han venido descendiendo. Desde el año 2014 es un problema grave la extensión en España del virus Nueva Delhi, pese a la relativa rusticidad del cultivo (vamos, que si no fuera por el cultivo forzado que se realiza no tendrían porqué producirse problemas fitosanitarios).

Ya sabéis que estos cultivos convencionales me resultan infinitamente aburridos, de modo que sólo os contaré en esta entrada el cultivo de las plantas de calabacín en bancales permanentes. En exterior, mis bancales se pueden comparar con los llamados de ciclo normal: siembra a partir de mediados de abril-mayo y recolección a partir de mediados de junio. Sólo cultivo calabacines blancos no híbridos.

He aprovechado zonas de paso marginales para cultivarlos, porque en los bancales me ocupan demasiado y el riego por manguera porosa no es suficiente para estas hortalizas: necesitan agua abundante en los momentos de producción. Procuro regar los laterales de los surcos para que las plantas tengan mejor sanidad y los frutos se apoyen en zona seca. El primer año los bancales alojaron espontáneas, habas, puerros, el segundo lo mismo, coles chinas, calabacines y calabazas en verano y el tercero es este 2016 en el que comienzo ya el cultivo continuo de calabacines en verano, coles y puerros en invierno.

Las plantas comenzaron a producir a finales de julio 2016, un poco más tarde que las vecinas locales. La producción este segundo año es buena, aunque menor en las semanas más calurosas del verano. Producen hasta mediados de octubre, en general más tiempo que las vecinas locales.

Las plantas reciben  un golpe de estiércol en el trasplante (compost si es siembra directa) y dos aplicaciones foliares (con regadera) antes de la fructificación con biofertilizante Biofertilizantes . Plagas y enfermedades no he visto, salvo algún fruto peor desarrollado al principio.  Ni podas, ni entutorados ni leches, producen suficientes calabacines así. Al final de la temporada siego y dejo en el suelo los restos que se degradan muy bien. La próxima temporada en esos bancales: calabacines.

Tweet about this on Twitter0Share on Facebook12Share on Google+0Share on LinkedIn0Email this to someonePrint this page