El profesor Pinheiro ha estado por estas tierras manchegas y debe haberse quedado impresionado por las hectáreas de desierto artificial que suponen los omnipresentes campos de cereal de invierno y los barbechos asociados. El paisaje de la meseta cambiaría si se aplicaran técnicas de no laboreo. No podemos permitirnos estos desiertos artificiales que ocupan todo el territorio cultivable, no son rentables económicamente, consumen subvenciones de la PAC, agotan y esquilman los suelos, devoran toda biodiversidad, y encima producen alimentos tóxicos.

La verdad es que me encantaría conocer los interiores de la grabación de estos vídeos: quién es el agricultor al que se dirige el profesor, si va a seguir las indicaciones en un futuro, si queda convencido y su opinión, resultados a corto y medio plazo…Me he puesto en contacto con la gente de Agricultura Regenerativa, con la esperanza de poder saber algo más. Es muy interesante sobre todo el segundo:


Tweet about this on Twitter0Share on Facebook0Share on Google+0Share on LinkedIn0Email this to someonePrint this page