Esta entrada la publiqué el año pasado en febrero, y sigue vigente completamente para este año.

La nueva temporada se huele ya en el aire y en la sangre. Pese a las bajas temperaturas, sobre todo nocturnas, estoy ya descaradamente calentando motores y deseando desempolvar el mandilón de Dr. Bacterio que tantos éxitos me ha hecho cosechar entre mis vecinos hortelanos. La semana pasada nos reunimos en Guadalajara unas cuantas personas interesadas en esto de los bioles y prometí una entradita con el resumen del año pasado y un pequeño plan para inicio de éste. Esta es la relación de los bioles preparados el año pasado. Fueron fáciles de hacer y dieron buen resultado. Me gustaron mucho el biol 3 y el 5.

Este año voy a hacer algo similar, pero tomando más en serio la fase previa de multiplicación de microorganismos en seco, compactando con azúcar. Si queréis podéis refrescar algo todos estos temas en mis anteriores entradas dentro del apartado Bioles. Resumiendo mucho: 1.) captura de microorganismos, en el suelo fértil con arroz, o en el montón del compost; 2.) multiplicación en seco con azúcar moreno y compactación; 3.) activación líquida en bidón de 200 l.

PRIMER BIOL 2016: Fase 1.) Capturo los microorganismos (muy fácil, sin arroz, en el montón del compost donde vacié en otoño el último biol).

Fase 2.) Multiplicación en seco: mezclo el compost con ceniza de leña, viruta de hoja de olivo, azúcar moreno (1:1 compost azúcar) y lo llevo a su humedad ideal con algo de suero de kéfir diluído:

Lo dejaré treinta días en el invernadero porque la temperatura ambiente es demasiado fría.

Fase 3.) Activación con agua (todavía no lo he hecho, porque no han pasado los treinta días): meto unos 10 kg de la fase 2 en un saco de rafia con: azúcar (2-3 kg), cenizas y levadura de panadería previamente activada con agua y algo de alimento (azúcar, harina integral de avena…).  Colgar el saco dentro de un bidón de 200 l y llenar con agua y los restos del biol del año pasado. Otros treinta días (hace frío todavía y estas fermentaciones van lentas).

Filtrar y aplicar el biofermento en dilución 1:9 foliar o al suelo si hay bastante materia orgánica en descomposición. El biofermento puro puede aplicarse sin diluir contra distintas enfermedades fúngicas.

Calculo que podré aplicar este primer biol a finales de abril. En pleno verano, ya con temperaturas altas prepararé otro biofertilizante basado en estiércol de gallina y conejo, similar al del año pasado.

Las maceraciones con hierbas y el suero láctico las voy a hacer por separado y aplicarlo luego junto con el biofertilizante. Como siempre os recomiendo Natural Farming del Dr. Cho.

De momento he preparado suero con bacterias del ácido láctico (viven en el aire pero son anaerobios facultativos que producen ácido láctico a partir de diversos carbohidratos o azúcares como la lactosa): primero remojar arroz integral (o maíz…) varios días hasta tener bastante agua con bacterias.

En el suero quedan las bacterias lácticas más fuertes, según argumenta el Sr. Cho: son las que han resistido en el agua de remojar los granos sin otro alimento hasta que les añadimos la leche. La proporción agua/leche es 1:3. Puedo almacenar mi suero a 15ºC o menos.

Este suero puede activar  y mejorar cualquiera de mis fermentaciones, se puede mezclar con cualquier compost o biofermento, reforzándolos, se usa como alimento del ganado (mezclado) y es muy útil para aplicarlo al suelo donde airea y da estructura. En aplicación foliar 1:1000 sobre todo en épocas de crecimiento vegetativo y en caso de desequilibrios fúngicos. Vamos que es la purga de Benito. La dilución que recomienda el Sr. Cho es 1:1000, pero creo que probaré menos.

Tweet about this on Twitter0Share on Facebook0Share on Google+0Share on LinkedIn0Email this to someonePrint this page