Tengo, en dos terrazas diferentes, dos invernaderos fríos pequeños. Uno tiene algo mejor aislamiento pero está alejado del muro, con lo que no recibe el calor durante la noche. En él siembro el plantel que necesito: cebollas, coles, remolachas, puerros, etc. Los tomates y berenjenas se semillan en una hoya aparte porque necesitan más calor Las antiguas hoyas-semillero . Y el plantel de pimientos tengo que ponerlo en una terraza acristalada porque me han ganado la batalla los caracoles. Este se riega con regadera, desde un depósito interior.

Invernadero más grande con frambuesos recién trasplantados delante

El otro tiene mucha ventilación, pero está adosado a un muro que se orienta al SO. No lo utilizo para semillero. Se riega por inundación, desde el rebosadero de la charca contigua. http://permacultivo.es/2016/07/22/la-charca-y-la-acequia-1/

Aquí se dan de fábula los tomates en verano. Suelo plantar ramallet para consumir en invierno.

Tras varios años de no labrar el suelo en estos invernaderos he llegado a este manejo: alterno el cultivo temprano de guisantes cada año en un invernadero, con el cultivo otoñal de zanahorias y remolachas el siguiente año. Puerros lechugas, y espinacas siempre en ambos casos, porque se asilvestran y se salen de los semilleros, con lo que es fácil llevarlos por todos lados. En uno siempre tomates y en el otro no, porque se dan mal y no se adelanta un carajo. La cosa sería más o menos así:

 

 

 

Tweet about this on Twitter0Share on Facebook0Share on Google+0Share on LinkedIn0Email this to someonePrint this page