Los árboles forman el estrato fundamental del Vergel-bosque comestible ya establecido. Pero, además son herramientas básicas  de diseño según su función en los ecosistemas.

Foto Arboles

Los árboles dependientes del laboreo, como este olivo, que son abandonados, crean las condiciones para el crecimiento de la nueva vegetación no dependiente, como cornicabra, zumaques y espárragos silvestres.

Las grandes masas vegetales ejercen su influencia en el entorno, aumentando la infiltración del agua  y atrayendo las lluvias. En España los ecosistemas forestales están degradados y muy fragmentados por la presión humana, la desertización, el cambio climático, etc. Los bosques exigen determinadas condiciones para su equilibrio y salud. Si se tala una superficie grande, la capa de humus cubierta hasta entonces, sombreada y húmeda, queda desprotegida contra el viento y el sol,  se altera la vida del suelo y se establece vegetación de tipo estepario, que nunca vuelve a ser bosque.

En nuestros climas secos el arbolado es necesario para crear las condiciones de humedad ambiental: sombra, cortavientos, captación de nieblas, retención de terrenos y acequias. Es la acción constructora del arbolado.

Donde exista un bosque jamás se lo talará completamente. Donde no exista o esté en regresión, no basta con plantar jóvenes árboles; como no encuentran suelo de bosque, casi siempre mueren al cabo de pocos años. Hay que aprender de la naturaleza cómo se reforesta a sí misma. Esto llevará algunos años. Se comenzará por aquellas zonas (incluso muy pequeñas) donde las condiciones de humedad y cosecha de suelo sean más favorables. Desde esas zonas, lentamente, extenderemos las condiciones favorables para el bosque titular.

La regeneración de un terreno, de cualquier tamaño, pasa por la plantación de una estructura previa de árboles  y arbustos pioneros que resistan las condiciones iniciales, y aporten biomasa, protección y restos vegetales para la sucesiva implantación de especies más delicadas según los patrones de sucesión natural de los ecosistemas. Estas plantas se controlan, incluso eliminan posteriormente. Es necesaria un amplia base genética en esta fase. La conseguiremos  con siembras masivas de árboles y arbustos locales así como plantones producidos por nosotros.

En etapas más avanzadas del establecimiento de nuestro Vergel ya podremos plantar o injertar árboles de variedades específicas, aunque siempre permitiendo y fomentando la regeneración mediante semilla y multiplicación sexual.

http://www.arbolesibericos.es/

Los árboles y arbustos, fijadores de Nitrógeno o no, pueden asociarse con cultivos o con pastos y sirven como bancos forrajeros y como cercas vivas, produciendo leña, madera, frutos, productos medicinales e industriales, tutores, sombra, demarcación de linderos, barrera cortavientos, control de erosión, refugio de fauna…

En el caso de la regeneración de fincas de frutales dependientes de labranza los pasos a seguir están explicados aquí por José R. Rosell  http://www.acfuentevieja.es/202277693 :

Sucesión regenerativa para campos con labranza

Sucesión regenerativa para campos con labranza (J.R.Rosell)

Tweet about this on Twitter0Share on Facebook37Share on Google+0Share on LinkedIn0Email this to someonePrint this page