Veza recién segada

Modelado en bancales a nivel y veza recién segada

Las plantas del huerto requieren cuidados especiales y suelo muy abonado, orgánico y artificialmente aireado. ¿Seguro? No siempre. En el Bosque comestible o Vergel productivo no debe haber sólo plantas leñosas y pastos, tendremos que buscar los lugares favorables para un cultivo más o menos  intensivo de herbáceas y hortalizas.

“Un huerto en permacultura no es solamente un huerto…es más como una comunidad y un diseño ecosistémico altamente funcional para y por los humanos con la comprensión de que el ecosistema necesita su propio espacio para proveernos de recursos y calidad de vida de una forma sostenible, eficiente y duradera.”

Matthew Stephens  Sacred Ecology Design

Circulan por internet muchos tipos de bancales para el huerto. La gente de Rediles http://rediles.com/agroecologia/ han elaborado este estupendo pdf  Bancales  que resume y explica muchas de las posibilidades.

Todas estas formas de preparar el suelo, y algunas más, son muy eficaces para disponer de modo rápido de un suelo profundo y rico en materia orgánica diversa recientemente descompuesta, pero NO SUELO VEGETAL real. El que forman las raíces de las plantas asociadas y en crecimiento. Con el paso de las temporadas suele ser necesario rehacer completamente estos bancales, normalmente porque no se ha conseguido una colonización abundante y continua de vegetación y se acaban compactando. También suele ocurrir que se profundiza mucho en la construcción (hasta 50 cm) y se entierra mucha materia orgánica que no consigue descomponerse correctamente por las condiciones anaerobias.

Para evitar esto último se hacen los bancales elevados sobre el nivel del suelo. Yo creo que en nuestros climas secos estos bancales  altos no son eficaces en la cosecha de agua y suelo: son demasiado aireados. Además no aprovechan bien el autosemillado que es fundamental en cultivo permanente.

Teniendo claras estas cosas, diseñaremos nuestros bancales e iremos probando lo que va mejor. En principio puede ser útil comenzar con bancales elevados o bancales profundos bien abonados orgánicamente con compost o estiércol y acolchados. Pero, si queremos que nuestro huerto maximice su autosuficiencia, siempre deberemos dejar bancales a nivel cerca de los elevados, para poder darnos cuenta de los autosemillados y permitir la dispersión y asilvestramiento de nuestras hortalizas. En esos bancales a nivel iniciales irán apareciendo plantas que nos sorprenderán. El peligro del huerto permanente es que acaba siendo un bosque comestible.

Un buen comienzo es sembrar abonos verdes: cebada, centeno, veza, yeros, etc,  en otoño. Las coberturas nos evitan una infestación inicial de gramíneas. Luego segar y dejar en el sitio, para ya no labrar más el terreno.

La foto es del primer año de mi huerto experimental. El terreno era muy bueno de huerta, pero compactado por años de abandono tras el cultivo. No aboné y preparé, tras la última labrada, bancales a nivel ligeramente inclinados para que el agua discurra muy suavemente por ellos en caso de lluvias fuertes. También me gusta el caballón lateral porque clarifica mucho la situación de los pasos, recibe los restos que se sacan de éstos al limpiar y retiene agua (efecto borde, mejor que liso).

En esta entrada he intentado sintetizar la evolución de los bancales intensivos: http://permacultivo.es/2015/02/13/acolchados-o-coberturas-vivas/

En dos años  he comprobado que muchas hortalizas y aromáticas no necesitan ese suelo tan aireado, trabajado y rico en materia orgánica en descomposición. Crecen perfectamente en el suelo permanente,   hecho de raíces vivas, micro y macroorganismos, con una capa superficial de restos en descomposición similar a la de los huertos acolchados convencionales.

Tweet about this on Twitter0Share on Facebook0Share on Google+0Share on LinkedIn0Email this to someonePrint this page