Bancal de patatas acolchado con tirabeque en el sitio

Un suelo degradado, contaminado con fertilizantes de síntesis, sobreexplotado por la labranza y la erosión, puede regenerarse con el abandono y el tiempo. Si queremos acelerar esta recuperación disponemos de herramientas eficaces:

-Cosecha de agua y suelo.

-Asegurar, mediante siembras y plantaciones densas y respetando las silvestres,  una vegetación muy biodiversa y con base genética amplia.

Acelerar la sucesión natural de la vegetación para llevarla a un punto suficientemente productivo. Esto lo realizaremos introduciendo matas y arbustos rústicos en los herbazales con siegas y podas selectivas y depositando siempre los restos en el sitio (chopear). Una vez que tengamos establecidos setos más densos y complejos podremos ir “Chopeando” también algunas leñosas que crearán las condiciones para las plantas más exigentes en suelo y humedad. Son típicos ejemplos de pioneras las especies fertilizantes, (como leguminosas, algunas ericáceas, eleagnáceas, alisos) arbustivas o arbóreas:  algarrobos, acacias, mimosas, espinosas, genistas, retamas etc.

Cuando el suelo tiene la suficiente calidad para el desarrollo de una determinada vegetación, ya no será necesario segar ni aclarar, porque podremos plantar al lado de otras plantas ya establecidas. Por ejemplo, las siembras de bellotas junto a los pinos desarrollados, siembras de frutales dentro de masas arbustivas de majuelos, cornejos, zarzas, rosales silvestres, etc.

Al respecto dice  http://www.acfuentevieja.es/202277693

LA SUCESIÓN
La aplicación del diseño ecosistémico a campos de secano pasa por reconstruir el suelo orgánico, restaurar el monte bajo y rellenar la cubierta arbórea, en general demasiado abierta.
El ciclo tradicional de laboreo (I) se rompe en permacultura con la última labrada (II). Mediante ésta hacemos una siembra de monte bajo acorde con las posibilidades del sitio y con nuestros intereses, fertilizando a la vez cuanto sea necesario. Además plantaremos arbolado y frutales resistentes para sustituir al arbolado dependiente de la labranza, e iremos incluyendo animales según la capacidad de carga de la vegetación (III).
Ya con una cubierta arbórea desarrollada es posible introducir frutales más delicados y, finalmente, con la decadencia de las pioneras (IV) el ecosistema adopta su configuración definitiva.
Tweet about this on Twitter0Share on Facebook0Share on Google+0Share on LinkedIn0Email this to someonePrint this page