Hace un año escribí estas entradas:

https://permacultivo.es/2013/05/27/gusanos-del-suelo/

https://permacultivo.es/2013/10/17/adios-a-las-plagas-del-suelo/

Otra nueva temporada y mis pimientos, tomates, berenjenas, calabacines etc, ya llevan en el suelo más de quince días. De nuevo ni una sola planta he tenido que reponer por culpa de insectos cortadores de los tallitos. Ni una. Como el año pasado los caracoles son mi único problema.

Me había olvidado de esta lucha primaveral contra los cortadores de tallitos tiernos, gusanos grises y blancos, grillotalpas…pero el otro día charlando con un amigo hortelano que tiene un magnífico huerto cerca, este fue el principal tema de conversación. Había aplicado este año un insecticida-cebo para insectos, miriápodos y caracoles, nocivo para personas y muy peligroso para fauna y peces. Nos olvidamos de que nocivo (X) quiere decir VENENOSO. Muy peligroso por ingestión, inhalación y contacto (que se sepa y confesado).

“Pero hombre,  ¿no ves que estás envenenando el suelo con esto que lo mata todo sin distinguir? El año que viene tendrás otra plaga en el suelo más resistente aún. Los estás alimentando.”

“Ya… como se pone algo pues queremos coger…”

Otro hortelano vecino se plantea seriamente la desinfección química del suelo de su patatal, por la plaga de gusanos de alambre (Agriotes sp) que lo machaca desde hace varios años. Yo no he visto uno desde hace años en mi huerto. Otros ensayan a colocar canutos de papel del retrete o cañas huecas en cada tallo trasplantado.

¡Cúanta pasta, energía y  pesticidas gastamos para alimentar a las plagas! Nos molan.