Lo ideal del huerto permanente sería que todas las hortalizas y productivas estuvieran asilvestradas (no tener que hacer semilleros ni trasplantes), que conservasen sus carácterísticas deseables, que completasen sus ciclos productivos y que mantuvieran producciones y poblaciones suficientes a lo largo de las temporadas. Lógicamente esto no será posible en todos los casos y tendremos que ser nosotros los que vayamos dirigiendo el proceso al tiempo que evolucionan los bancales.

Escarola de Mondéjar autosemillada.

Escarola de Mondéjar florecida y otras en desarrollo. Al lado cebollas y lechugas silvestres.

Tras dos años y medio de cultivo permanente, puedo decir que se han asilvestrado  y son autosuficientes: los espárragos, alcachofas, coles chinas, borrajas, habas, rúcula, puerros, escarolas, lechugas y acelgas (berros, caléndula, alfalfa, tagetes, menta, frambuesos, ajos silvestres, etc). En estos cultivos lo único que hay que hacer es colocar las flores secas en el sitio preferido para las futuras plantas y esperar. Para conseguir el desarrollo suficiente en lechugas, escarolas y puerros hay que realizar trasplantes sucesivos del plantel. Las zanahorias no soportan bien el trasplante, por lo que no las cuento entre las especies asilvestradas; elijo las flores mejores y siembro en los bancales que tengan el terreno bien mullido.

Las poblaciones se han venido manteniendo y las producciones también. Como característica interesante en todos los casos es que se alargan y se confunden los ciclos convencionales de cultivo, tendiendo a estar disponibles para el consumo las plantas, en distintos estados,  a lo largo de casi todo el año. El plantel espontáneo es muy abundante y sorprendente en cuanto a las fechas: no hay que pensar nada y siempre se acierta.

https://permacultivo.es/2015/01/28/semillero-silvestre-de-lechugas/

https://permacultivo.es/2014/09/06/fotos-de-puerros-y-cebollas-verano-2014/

Lógicamente es necesario elegir las flores de las plantas mejores según nuestros gustos, porque las más adaptadas ya se autosiembran solas.

Se autosiembran las que gustan de las condiciones y ayudo entre ellas  a las que cumplen mejor mis gustos.

Las habas, que ya estaban muy desarrolladas al comienzo de los hielos, incluso con algunos frutos, sufrieron bastante.  A finales de febrero están brotando de nuevo desde la base y con un desarrollo estupendo, más grandes que los de los huerto vecinos desnudos. No ha sido necesario rellenar con siembras adicionales, sino sólo tener la precaución de enterrar algunas de las vainas mejores en el suelo al final de la cosecha. Aparte de esto he guardado y sembrado semillas de haba para colonizar nuevas zonas de cultivo.

Hasta el momento otras especies están a medio camino, o ha sido imposible, el proceso de asilvestramiento y necesitan distintos niveles de respaldo:

Las cebollas no han producido, de momento, plantel espontáneo: hay que ir escogiendo las mejores flores, hacer semilleros sucesivos y trasplantar. Las zanahorias necesitan escoger las mejores flores, sembrar y aclarar;  los guisantes y tirabeques deben resembrarse en otoño y primavera en bancales diferentes de los del año anterior, porque su número ha disminuído mucho de un año para otro, incluso resembrando.

 

Este invernadero es el único que repite guisantes asociados con lechugas de invierno.

Este invernadero es el único que repite guisantes asociados con lechugas de invierno. En verano hubo tomates, cebollas y berenjenas.

Estas cuatro fotos son de ese invernadero con guisantes y lechugas:

Las coles dan plantel abundante espontáneo que hay que aclarar y trasplantar.

Los ajos dan abundantes hijuelos en otoño que pueden repartirse de nuevo para tener ajos el siguiente año; pese a ello creo que es necesario seguir con la siembra convencional de dientes, porque esas plantas provienen de cabezas no cosechadas por el tamaño: son estupendos como ajetes tiernos en otoño y primavera.

Los tomates procedentes de siembra espontánea se han desarrollado el pasado año igual que los trasplantados, y las plantas  han durado  mucho más. Si queréis correr en la “carrera del tomate” podéis comprar plantel hecho para esos primeros quince días de retraso. https://permacultivo.es/2014/06/12/carrera-del-tomate-2014/

Las remolachas dan plantel espontáneo que hay que aclarar y trasplantar a tiempo.

Los calabacines se asilvestran algo: surgen plantas aquí y allá, pero creo que será bueno añadir plantas escogidas por mí, para mantener la calidad. Recojo semilla de los que más me gustan por su calibre y calidad y siembro así:

El pimiento es muy señorito: https://permacultivo.es/2013/04/19/el-pimiento-es-muy-senorito/ 

No nos libramos de elegir los mejores frutos en las mejores plantas y hacer los semilleros convencionales, según las instrucciones de los viejos del lugar y junto con las berenjenas. No tendrían tiempo para completar su ciclo si no los adelantamos por este sistema.

De modo que va siendo necesario ir ayudando en los procesos en marcha, pero, siempre trabajando en la buena dirección.