Estas zanahorias un poco feúchas son parte de mi primera cosecha autosemillada. Debieron sembrarse a finales de marzo que es cuando observé las flores. Han salido muy apretadas en los bancales de patatas y de tomates, de modo que ha sido necesario ir aclarando las que estaban mejor situadas. Ya he cogido algunas sueltas, pero ahora empiezan a engrosar, de modo que al ir aclarando ya se pueden comer algunas.

Cosecha de la primera semana de julio. Zanahorias autosemilladas.

Cosecha de la primera semana de julio. Zanahorias autosemilladas.

No son muy bonitas, pero no cabe duda de que son variadas. Como son de confianza apenas las voy a pelar, para aprovecharlas bien. Las hay de tipo nantesa (naranjas) y moradas.

De propina os pongo esta foto que no tiene nada que ver: en el asfalto de un camino unas hormigas han abierto agujeros comunicando las galerías de su hormiguero. Un chopo aprovecha la circunstancia para germinar y crecer. Este tipo de fuerza y eficacia de los seres vivos es la que deberíamos saber aprovechar para producir nuestros alimentos.

Foto2744