La introducción de ganado controladamente en los cultivos leñosos, tan abundantes en España, puede solucionar muchos problemas como la erosión de los suelos, la poca rentabilidad, la escasa fertilidad, el pobre estado sanitario de los árboles, los precios de los piensos, etc.  Se ha comprobado que  las cubiertas herbáceas espontáneas son más estables en el tiempo que las sembradas y albergan gran cantidad de especies con valor nutritivo para el ganado. Es una paradoja: las praderas pastoreadas moderadamente se van haciendo más y más nutritivas para el ganado, mientras que las sembradas sufren con las sequías y tienen gastos de mantenimiento y establecimiento.

 

Tagged with →