Esta entrada tiene la finalidad de contar algo que parece una tontería. Sin embargo es una forma de sembrar muy útil y de resultado mucho más seguro que poner nuestras semillas en macetas o contenedores. También son los resultados mucho mejores que si ponemos la semilla en el suelo directamente, aunque apoyemos con abono y agua. El descubrimiento ha sido por casualidad: había instalado unos mantelillos de plástico rígido en algunos bancales, para ir depositando en ellos restos vegetales sin compostar. El método circula por internet, pero la idea se la copié a Lucía de Una suerte de tierra, que la preparó con una malla metálica:

Pasado un mes más o menos desde que tiré en ellos los huesos de algunas ciruelas:

Ahora me arrepiento de no haber sembrado así las ciruelas en su sitio definitivo: tomo nota. El método pàrece ideal para siembras  numerosas de semillas grandes “in situ”.

Este sistema me recuerda mucho al círculo de bananas mediterráneo que he plantado con un almendro y que me tiene encantada; pero lo veo más preciso y preferible si no quiero o no puedo hacer tantos agujeros grandes.

Almendro en el círculo de bananas

Melones entre frutales y el círculo de bananas

 

P1040011

El almendro plantado el pasado invierno ha crecido mucho y está sanísimo. En el agujero hay patatas y una col.