Esta es una de mis entraditas motivadas por conversaciones con gente de campo. Los apicultores están de acuerdo entre ellos: la muerte, desorientación y declive en general de las abejas se debe al uso de pesticidas en la agricultura.  Me contaba un apicultor que parecen últimamente más saludables para las abejas los ambientes urbanos que los rurales, debido precisamente al uso indiscriminado de pesticidas y sus mezclas. La Unión europea ha prohibido parcialmente el uso de algunos plaguicidas de los que se conoce que son dañinos para las abejas; pero según Greenpeace todavía están autorizados más de 300 productos peligrosos para ellas.

conejos Esto no es extraño, porque los apicultores son muy conscientes de estos problemas que afectan a sus colmenas. Pero muchos cazadores son bastante cerrados a considerar las relaciones que unen a todos los elementos de las cadenas tróficas. Hoy estuve charlando con uno de ellos y me contaba la escasez de conejos en el monte comparado con hace años, en los que el campo “hervía” de conejos. En los años 50 llegó la mixomatosis y murió el 90% de la población de conejos. En 1986 llegó la enfermedad hemorrágica vírica del conejo; los que quedaban ya eran resistentes a la mixomatosis pero fueron atacados mortalmente  por el nuevo virus. Desaparecieron conejos en amplias zonas españolas donde eran la base de la cadena trófica, por ejemplo en áreas de distribución del lince y el águila real.  La falta de conejos provoca la dispersión y ampliación del área de caza del lince, que tiene trágicas consecuencias al tener que cruzar las carreteras. Me cuenta que las poblaciones por aquí se habían recuperado algo pero en los últimos dos años ha llegado una nueva cepa del virus hemorrágico con funestas consecuencias para los conejos de monte. Las asociaciones de cazadores sueltan miles de conejos vacunados en zonas elegidas, con la esperanza de que se multipliquen, pero el éxito ha sido escaso. La enfermedad está extendida por toda España.

conejos 2

Seguimos hablando y relaciona mi interlocutor estos desastres de los conejos con las escasas poblaciones de perdices que hay hoy en el campo, comparadas con el pasado. Las perdices son mucho más vulnerables a los herbicidas y pesticidas que los conejos, porque anidan en los barbechos y sembrados y tienen sus nidos en superficie, por lo que las crías sufren más los efectos de los venenos esparcidos. Los cazadores de esta zona se han reunido con agricultores y administración de Guadalajara para afrontar el problema: ven claro el origen de estos y otros desastres para las poblaciones animales: los pesticidas, y sobre todo los herbicidas utilizados en los campos de cereal.  No se ha llegado a ningún acuerdo, porque (siempre según mi informante) “son más importantes los sembrados que los animales“. Se aplican herbicidas en preemergencia y varios tratamientos en post emergencia (o sea, cuando el cereal ya ha nacido). Pero también se aplican en los barbechos (barbecho químico con glifosato y sus mezclas) y para otros usos no agrícolas como cunetas o caminos.

Como dice la  Plataforma contra los herbicidas de Guadalajara:

“Hasta el momento, los pocos estudios que analizaban los efectos toxicológicos del glifosato, eran los encargados y realizados por científicos al servicio de la propia industria agroquímica, basados en las consecuencias inmediatas derivadas del contacto directo con el producto y las resultantes a corto plazo, sin tener en cuenta los efectos de las mezclas con otras sustancias, y su comportamiento en las complejas redes ecosistémicas. Más recientemente, varios estudios contradicen su supuesta inocuidad  tanto para el ser humano como para el medioambiente. Estas investigaciones revelan la aparición de tumores, malformaciones en fetos, trastornos reproductivos y lesiones glandulares -entre otras-  en humanos y animales domésticos, como consecuencia del uso de este compuesto y no sólo debidos al principio activo, sino también (y principalmente) a las sustancias utilizadas como aditivos. A estos graves problemas en la salud humana, hay que sumar la importante desaparición de diversidad biológica y paisajística, siendo nefastas las consecuencias sobre anfibios, la simplificación de las comunidades vegetales de flora arvense, contaminación de aguas subterráneas y superficiales, y el alarmante declive de especies de aves, reptiles y mamíferos ligados al medio agrícola, bien sea por intoxicación directa, por pérdida de alimento disponible, o por falta de refugio en márgenes y linderos. Al margen de dichos estudios, varios miembros de la plataforma sufren de forma directa las consecuencias del uso de estos herbicidas, en ganado, abejas, animales domésticos y especies cinegéticas.”

Como conclusión me dice el cazador:

Me parece que nos hemos cargado todo y ya no estamos a tiempo de solucionarlo.

herbicidas

Si la gente que se come la harina viera estos tratamientos, no la utilizaría para alimentarse.