Diversas especies invasoras se extienden sin remedio por distintos tramos de los ríos Tajo y Guadiana. Las diferentes administraciones luchan contra este fenómeno sin éxito ni resultados. Incluso dentro del proyecto LIFE con financiación 50% europea: Proyecto LIFE especies invasoras

Este último proyecto comenzó en 2012 y termina en 2016, pero en el año de su finalización parece que los resultados son nulos. Por ejemplo el camalote:

El Mundo. Nov-2015:

“Eichhornia crassipes, llamado comúnmente flor de bora, camalote, jacinto de agua común , tarope o tarulla , es una planta acuática de la familia de las Pontederiaceae, con una alta capacidad de reproducción, que actualmente esta invadiendo las aguas del río Guadiana con desastrosas consecuencias económicas y ambientales.

Desde que hace 10 años aparecieran los primeros ejemplares de esta planta en la Cuenca del Guadiana, esta se ha expandido por más de 150 Km afectando a numerosos ríos de los cuales 70 están colapsados y existen 40.000 hectáreas de regadío amenazadas.

Para su erradicación se han invertido por ahora unos 25 millones de euros, una flota de barcos entre las localidades de Medellín y Mérida trabajan sin descanso para retirar la planta de las aguas. Este trabajo se complementa con el uso de camiones, retroexcavadoras y drones aéreos completan el equipo técnico, que por ahora, desgraciadamente no ha conseguido la eliminación de esta planta invasora. Desde la Confederación Hidrográfica del Guadiana, CHG, el organismo encargado de coordinar esta lucha contra la plaga, confiesan que no vislumbran ninguna solución ni a corto ni a medio plazo.

Las consecuencias de la presencia de esta especie invasora son tanto ambientales como económicas. Desde el punto de vista ambiental, la presencia del camalote en las aguas aumenta las tasas de evaporación de estas entre 3 0 4 veces por encima de los niveles normales, además también se ven incrementados los niveles de sulfuro de azufre, la DBO y la DQO como consecuencia de la descomposición de la planta. Otro problema es que debido a su presencia la luz no es capaz de llegar debajo del agua y las plantas no pueden realizar la fotosíntesis por lo que al final mueren y acaban desapareciendo. La fauna también se ve afectada al verse reducido su nicho alimenticio, por la falta de oxígeno de las aguas y la proliferación de mosquitos entre otras.”

El Periódico. 10-Diciembre-2015:

“La Confederación Hidrográfica del Guadiana trabaja en un plan de acción contra esta planta invasora que se extiende por el Guadiana desde Medellín hasta el azud de Badajoz”

“Diez años después de su llegada a la región y tras una inversión de 26 millones de euros, el camalote sigue invadiendo el río Guadiana a su paso por Extremadura y ya son 150 los kilómetros de cauce ocultos bajo este manto verde que se extiende desde Medellín hasta el azud de Badajoz. Por ello, y con la finalidad de poner sobre la mesa todos los conocimientos y experiencias de trabajo disponibles para evitar su proliferación, ayer se celebraron en la capital extremeña unas jornadas técnicas sobre la planta invasora en la sede central de la Confederación Hidrográfica del Guadiana (CHG).”

Descartan, por el momento, el uso de productos fitosanitarios muy tóxicos y dañinos para el medio ambiente, más en este caso del medio acuático.

Pero echo de menos mucho la sola mención de la contaminación y eutrofización de las aguas de estos ríos por aportes de fertilizantes solubles utilizados a mansalva en la agricultura industrial de estas cuencas.

Busco y busco en internet, en las diferentes noticias y no encuentro nada. ¿Seré yo tonta? Pues como para esto tengo mi blog, lo digo aquí:

Los suelos agrícolas, maltratados por la agricultura intensiva e industrial que padecemos, sufren una progresiva falta de fertilidad y una adicción al aporte externo de fertilizantes solubles que acaban en los acuíferos y en los ríos (como todo el mundo sabe). Las especies invasoras se benefician de las más altas temperaturas de los últimos años y del alto contenido en fertilizantes de las aguas. Esto incluye especies animales y vegetales, árboles de ribera, etc. No entiendo que en el proyecto de LIFE que termina este año no se haya, ni siquiera planteado, la necesaria restricción a la agricultura del uso de estos abonos y el control de la calidad de las aguas.

Tímidamente dice la  Confederación Hidrográfica del Guadiana : “control de los niveles de N y P “. Pero bueno: ¿es que en ningún frente se pueden combatir los problemas derivados de esta agricultura industrializada que está acabando con el medio natural y, por ello, con las futuras fuentes de alimentación?.

Parece que van a convocar a las comunidades de regantes: “Nuestro objetivo es planificar una lucha a largo plazo, porque si algo hemos aprendido es que la idea inicial de que se podía erradicar es complicada, por lo que debemos ser realistas y eficientes”, afirmó el presidente del organismo, José Díaz Mora. Las jornadas estaban dirigidas fundamentalmente a las administraciones, porque a la confederación le “gustaría” que se incorporasen a la lucha contra esta especie invasora las comunidades de regantes, los responsables medioambientales de la comunidad autónoma y de Portugal, los ayuntamientos afectados, los agentes sociales y las organizaciones medioambientales.(CHG).”

No creo que la CHG desconozca el problema, pero nadie se replantea la agricultura hoy por hoy en las anquilosadas administraciones.