Hace ya cinco o seis años que vengo haciendo los semilleros para las hortalizas de la siguiente temporada. Nunca he repetido la técnica porque ninguna me ha satisfecho completamente. He hecho los semilleros dentro de los invernaderos, en bandejas con mantillo, directamente en el suelo preparado, en miniinvernaderos de manta térmica…El principal problema son los caracoles que acaban completamente con las plantas de pimiento y la poca anticipación que consigo en estos invernaderos sin calefacción. Siempre viene un vendedor al mercadillo municipal que tiene las plantas más grandes y antes que las mías. Pero yo quiero las plantas procedentes de mis semillas.

En esta antigua entrada os contaba la interesante técnica tradicional de mi zona explicada por un anciano amigo hortelano al que siempre he venido recurriendo para tener algo de planta adelantada.

El pimiento es muy señorito

Pues bien: este año he preparado la simple y tradicional hoya-semillero alcarreña (versión actual con plástico). Aquí la tenéis. La he hecho fuera del invernadero, claro: las temperaturas que se alcanzan en su interior son muy superiores a las que pueden darse en el invernadero, mucho mayor en tamaño.

 

019

Tradicional “hoya” semillero que he preparado este año. Hay que tener mucho cuidado de abrir el plástico durante el día una vez que hayan germinado las semillas .

009

Es fundamental situarla contra un muro orientado al sur para que reciba todo el calor de la pared durante la noche.

008

La primera capa enterrada es una lámina de plástico transparente (no tenía negro) que me recomendó mi amigo hortelano: permite guardar la humedad para espaciar más los riegos ( “el pimiento es muy señorito”). Este es un detalle del canal de drenaje y salida del exceso de agua.

Antiguamente se preparaban sin plástico: una capa más profunda de estiércol caballar no muy hecho, que calentaba con su fermentación el semillero, encima una capa de paja, luego un palmo de buena tierra y encima la capa de mantillo para las semillas. Todo se cubría con sacos de arpillera o esteras de fibras vegetales hasta la germinación, incluso después durante las noches y los fríos.

Yo he puesto primero en profundidad un plástico transparente (aunque quizás es mejor negro), encima tierra mezclada con algo de estiércol hecho, una capa de paja no muy gruesa, algo más de tierra y una capa de mantillo para las semillas.

¡Ya han empezado a asomar mis nuevas plantitas!