La agricultura industrializada utiliza fertilizantes de síntesis, que perjudican la vida del suelo vivo y su evolución. La compactación que se produce en los suelos labrados es progresiva y éstos se tornan dependientes del laboreo mecánico. La fertilidad decae año tras año, mientras los costes de labrar y fertilizar van en aumento.  Un cultivo biológico, respetando y favoreciendo la vida del suelo, dará plantas y agroecosistemas sanos, autosuficientes y más y más baratos. Hemos estado destruyendo la vida en el suelo mediante la labranza y el volteado: es el momento de regenerar la tierra y los ecosistemas para poder seguir obteniendo alimentos.

En el vídeo se muestran procesos de cultivo, compostaje, cría de animales y su interacción con la vida silvestre.

Interesante el huerto en el minuto 37.40 con su biodiversidad. Los bancales son elevados en este caso, siguiendo las curvas de nivel y el clima húmedo. En climas más escasos de lluvia construiremos bancales hundidos o  a nivel (como los míos). El huerto instantáneo luego, con cartones. El papel de las adventicias (reparadoras del suelo) en el minuto 54. Minuto 1.00 : no debemos preocuparnos mucho por el tipo de suelo que tenemos; estamos construyendo un nuevo suelo.

Precioso el desagüe de la charca de patos en el minuto 1.10.