Recientemente me ha llegado el interesante vídeo de una conferencia dada por la profesora Rosa Vercher, de la Politécnica de Valencia, sobre “Plantas para controlar plagas”. Lo podéis ver en Youtube :

ROSA VERCHER. Agroecología en Acción: plantas para controlar plagas.

No me gusta hablar de control de plagas sino de regulación biológica. Esto del control viene de antiguo, pero hoy sabemos (la propia Rosa lo explica) que las plantas auxiliares en el agroecosistema funcionan al tiempo como reservorio de predadores y también de plagas; funcionan al tiempo como cebos disuasorios de fitófagos y como atrayentes y refugios. Una determinada planta puede aparecer en ensayos como útil y cambiar estas ventajas al hacerlo el entorno, la escala o el tiempo transcurrido.

Parece claro, en todo caso que la introducción de bandas naturales de distintos anchos entre los monocultivos es un requisito necesario si queremos prescindir de los tóxicos y aprovechar la regulación natural de los ecosistemas en nuestro favor. Copio este cuadro que Rosa Vercher muestra en su conferencia. Son especies arbustivas que han sido utilizadas en diferentes ensayos de la zona valenciana para formar setos mixtos perennes donde se refugia la fauna auxiliar necesaria en los agroecosistemas. Entre otras muchas estrategias para “naturalizar” nuestras fincas productivas, la plantación de estos setos mixtos es efectiva y , una vez establecidos, dan poco trabajo de mantenimiento. Se ve borrosito pero vale.

 

Como siempre, es mi costumbre buscar en mi entorno más próximo los elementos que necesito para mi huerta permanente. Tengo la suerte de cultivar cuatro terrazas en las huertas tradicionales de un pueblo en la Alcarria de Guadalajara. Esto quiere decir que el diseño centenario del espacio se conserva milagrosamente y contiene todos los elementos que los más modernos estudios agronómicos señalan como necesarios para la agricultura natural. Así, gratis, si no lo fastidiamos.

Nuestro clima es mediterráneo, pero más continental que el levantino valenciano: los inviernos son bastante más duros (aunque el cambio climático se va notando mucho).

  • Empezando por arriba en el listado, los cipreses se testaron como refugio de arañas (depredadores generalistas). Los cipreses alojan multitud de pájaros (que pueden alimentarse de insectos y/o de nuestras cosechas en diferentes épocas). Son en general muy buen refugio natural y cortavientos, pero yo los veo para fincas grandes por su sombra densa y su tamaño. En los alrededores de mi huerta no hay.
  • Lentisco (Pistacia lentiscus) y cornicabra (Pistacia terebinthus). En las laderas próximas el quejigar (Quercus faginea ) y coscojar, propio de la zona, se conserva bastante bien, por lo que es muy fácil encontrar la cornicabra, no así el lentisco que es más termófilo. También hay zumaques, que están emparentados y son típicos de la zona, probablemente asilvestrados desde su cultivo como tintórea y para curtir pieles. La cornicabra ha tenido la desgracia de resultar buen portainjerto para pistacheros, que es la moda para las nuevas plantaciones de estas vegas del Tajo. Parece que los desiertos de pistacheros que se extienden, demandan una gran cantidad de semillas de cornicabra para criar portainjertos de pistachero.

 

  • Espino albar (Crataegus monogyna) y rosal silvestre. Es muy abundante en los alrededores, junto con varios tipos de rosales silvestres. He llegado a diferenciar cinco tipos de rosales. Ambos son muy melíferos, además de excelente alimento para pájaros.
  • Aladierno (Rhamnus alaternus). Es un arbusto no muy abundante, pero lo he detectado en laderas del valle contiguo, junto con cornejos (Cornus sanguínea).  En los muros de los huertos es muy abundante el espino negro (Rhamnus lycioides) cuyas espinas impiden algo las visitas de extraños, es muy visitado por insectos y pájaros.
  • Madroño y durillo no los he localizado cerca, seguramente necesitan bastante más humedad de la que hay por aquí, pero sí en jardines locales.
  • El labiérnago y el mirto son demasiado termófilos y tampoco los he localizado. A cambio hay otras muchas especies arbustivas interesantes como refugio de fauna auxiliar:
  • El laurel es muy abundante en todas las huertas y crece vigorosamente (demasiado). También encontramos adelfas, pero no en las huertas ni en el campo cercano, sino en jardines.

Total, que tengo cerca todo lo que necesito.